domingo, 7 de diciembre de 2014

Solomillo al orégano

El solomillo es tierno y sin grasas, tiene un sabor exquisito y siempre nos gusta solo o en
compañía, en salsas o relleno. El cerdo constituía para muchas familias la principal fuente de carne y así se inventaron ingeniosas recetas para conservarla después de la matanza con sal, especias y hierbas aromáticas.
Estas juegan un papel fundamental en la cocina y es importante apreciarlas y disfrutar de sus cualidades sin limitarnos a lo acostumbrado, abriéndonos a nuevas posibilidades (como todo en la vida ).
 
Con setas y puré de patatas o con manzanas asadas. Delicioso.

Esta receta con orégano me la ha pasado mi amiga Lola Domínguez y cada vez que la hago me parece mas rica. La carne queda tierna y jugosa en este plato fácil, aromático y sensacional que a todos gusta.
Dos solomillos da para seis comensales o más, porque al cortarlo en rodajas cunde mucho.

  • 2 solomillos de cerdo
  • 2 cucharadas soperas de orégano por solomillo (rasas)
  • 1 cebolla grande ( abundante)
  • 2 dientes de ajo
  • 1 vaso grande de vino blanco o manzanilla.
  • Pimienta molida (mezcla de pimientas de especiero)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
1 . Preparamos la carne.
Salpimentamos los solomillos por las dos caras, les ponemos unas gotas de aceite y cubrimos por arriba con una cucharada de orégano, les damos la vuelta y les ponemos la otra cucharada. 

 
2 . Ponemos un fondo de aceite de oliva en una olla y pochamos la cebolla cortada a trozos y los dos dientes de ajo enteros. Estos " desaparecen" durante la cocción.

 
3 . Antes que la cebolla esté frita se agregan los solomillos y se hacen un poco por cada lado. Echamos el vino. Yo puse un blanco afrutado del Condado de Huelva. Dejamos en ebullición unos instantes para evaporar el alcohol. No lleva agua ni caldo.



 
 4 . Dejamos cocer tapado a fuego bajo hasta que se reduzca la salsa. En olla exprés de 20 a 25 minutos a fuego suave. Sacamos los solomillos, trituramos la salsa y volvemos a meter los solomillos. Así se pueden conservar varios días en el frigorífico o lo congelamos.
Cuando vayamos a consumirlo se cortan en rodajas no muy finas y se riegan con su  riquísima salsa.


Bon appetit
Sus propiedades han sido ampliamente estudiadas, siendo las más importantes su actividad antioxidante, antimicrobiana y, en estudios bastante primarios, antitumoral, antiséptica y también se la considera tónica y digestiva.
El orégano (Origanom Vulgare L) en inglés Marjoram, tiene propiedades digestivas
En la medicina popular, la infusión de orégano ha sido utilizado como un auxiliar en el tratamiento de la tos.[2] La infusión de Orégano (o mejorana en Colombia), es altamente eficaz en el tratamiento de la diabetes (Nemessio).
Hipócrates utilizaba el orégano como antiséptico, así como una cura para el estómago y las enfermedades respiratorias. Un orégano cretense ( O. dictamnus ) todavía se utiliza hoy en Grecia como un paliativo para el dolor de garganta.[3]

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar.