miércoles, 17 de febrero de 2016

Brazo de gitano de limón

Tiene un fresco sabor a limón, un bizcocho jugoso y una envoltura de merengue que contrasta con la acidez del limón y lo convierte en un postre con sabores equilibrados. No lleva leche y he utilizado stevia en vez de azúcar, excepto en el merengue que le he puesto 2 cucharadas.


Ingredientes:

Para la crema de limón:
  • 1/2 vaso de agua
  • 2 limones
  • 50 g de mantequilla (no margarina)
  • 4 cucharadas de azúcar o stevia
  • 3 yemas
  • 1 sobre de Flanín El Niño
Para el bizcocho:
  • 75 g de harina
  • 60 g de azúcar o stevia al gusto (probar)
  • 3 huevos
  • 2 cucharaditas colmadas de levadura de repostería
Primero hacemos la crema de limón para que vaya enfriando, a continuación el bizcocho  y por último el merengue.

1 . Crema:
 Hervimos en un cazo el agua con el azúcar o stevia y la cáscara de 1 limón( solo la parte amarilla para que no amargue).
 
Añadimos la mantequilla y el zumo de los 2 limones.


Mezclamos las yemas con el Flanín y, cuando estén bien disueltos, lo añadimos a lo anterior. Removemos hasta que espese y dejamos enfriar tapado con papel de horno pegado, para que no haga costra.
2 . Bizcocho:

Batimos las yemas con el azúcar hasta que blanqueen. Un ratito....

Añadimos la harina junto con la levadura tamizadas.
Y por último las claras montadas a punto de nieve.
 
Vertemos el preparado en papel de hornear en bandeja de horno. 180º- 10 minutos, calor arriba y abajo, posición media.
Enrollamos en caliente y dejamos enfriar.
Una vez frio, despegamos el papel con cuidado y rellenamos con la crema, que también estará fría. Volvemos a enrollar apretando un poco para que no queden huecos.
Cubrimos con merengue y gratinamos unos segundos. Esto es opcional, pero queda mucho mas vistoso.
Truco.
* El merengue lo he hecho con las 3 claras que sobraron de la crema. Le añadí una pizca de sal y, cuando estaban casi montadas, le puse una cucharadita de Maizena. Así queda mucho mas firme.






 

sábado, 13 de febrero de 2016

Alcauciles rellenos de jamón

El alcaucil  o alcachofa tiene innumerables beneficios para nuestra salud y un riquísimo sabor, solas o acompañadas con imaginación, siempre resultan vistosas y apetecibles. Un plato de la mejor mesa.
Rellenas de jamón serrano resultan excelentes y no tan laboriosas como mucha gente cree. De todas formas la recompensa merece la pena.

Ingredientes:
  • 4 alcachofas de temporada de buen tamaño (1 por persona)
  • 100 g de jamón ( o 1 tarrina de jamón picado)
  • 2 rebanadas de pan ( para celiacos pan sin gluten)
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 huevo duro
  • 1 huevo crudo
  • Perejil
  • Cúrcuma (excelente)
  • Pimienta negra
  • Laurel
  • 1 copa de vino blanco ( le puse del Condado de Huelva)
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • 2 patatas
1 . Preparamos el relleno triturando el pan, la mitad de la cebolla, 1 diente de ajo y el perejil. Lo ponemos en un recipiente y añadimos el jamón, el huevo duro picadito, el huevo crudo mas las especias, es decir, cúrcuma y pimienta negra. No ponemos sal porque con el jamón es suficiente.

2 . Limpiamos los alcauciles primero enjuagándolos bien, después cortamos las puntas y el tallo, con un cuchillo bien afilado, y frotamos con limón para que no se oxiden.
Abrimos las hojas con cuidado para hacer un hueco central. En ese hueco ponemos algo de sal y aceite de oliva.
3 . Rellenamos apretando un poco y las introducimos en una cacerola que quepan justas.
Para que no se muevan ponemos entre ellas trozos de patata, que absorben todo el sabor y quedan deliciosas.
Añadimos por encima la otra media cebolla y el diente de ajo picados, laurel y una copita de vino blanco. Agua al ras. Le puse también algo mas de cúrcuma para darle color y aprovechar sus excelentes cualidades. Algo de sal.
Regamos con un buen chorreón de aceite de oliva.
Cocemos con tapadera y a fuego medio. ¡Los olores son de fábula!
 
 
 Te dejo estos enlaces para saber mas de las alcachofas y cúrcuma. Clic.
 
 

martes, 9 de febrero de 2016

Bizcocho de quinua y manzana

Colón descubre América a los europeos y la quinua nos conquista a todos. La quinua es una planta sagrada que en quechua significa cereal madre y es el único que posee todos los aminoácidos esenciales, oligoelementos y vitaminas y, muy importante, no contiene gluten. Todo lo dicho hacen de ella un alimento altamente saludable.
Este bizcocho tiene un gran sabor, acentuado por las nueces y suavizado por las manzanas.
 
Ingredientes:
  • 190 g de harina de quinua
  • 85 g de nueces picadas
  • 200 g de manzanas trituradas o troceadas muy finitas
  • 1 limón (ralladura)
  • 100 g de azúcar moreno
  • 150 ml de aceite de girasol
  • 2 huevos
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • 1 cucharadita de levadura de repostería
  • 1 cucharadita de canela molida
  • 1 cucharadita de jengibre en polvo
  • Pizca de sal
El procedimiento que he seguido es similar al del bizcocho de zanahoria y nueces.
 
1 . Precalentamos el horno a 175ºC, calor arriba y abajo.
Mezclamos los ingredientes secos, es decir, la harina de quinua, bicarbonato, levadura, canela y jengibre.
Truco: En el total de la harina lleva una cucharada sopera de polvos de flan (Flanín El Niño). Le aporta sabor a vainilla. En realidad es harina de maíz. Si eres celiaco prescinde del truco.
 
Batimos en otro cuenco los huevos con el azúcar moreno, la pizca de sal y el aceite hasta que queden muy esponjosos.

 

Mezclamos los ingredientes de los dos cuencos, con varilla manual y de forma envolvente.
 
 
2 .  Trituramos la manzana y le ponemos un poco de zumo de limón para que no se oxide. También trituramos las nueces. Rallamos la piel del limón, solo la parte amarilla para que no amargue.
Estos ingredientes lo añadimos al preparado anterior y los mezclamos bien.
 

 
 
3 . Engrasamos un molde de 20 cm con aceite de girasol y un poco de harina de quinua y echamos el preparado. Horno 35 minutos aproximadamente a 175 º C.
Lo sacamos cuando esté doradito, pero pincha con un palillo para asegurarte que está cocido al final del tiempo, pues es preferible no abrir el horno mientras está subiendo el bizcocho.

                                                   
 Si quieres mas información sobre este cereal, te dejo el enlace de un artículo de ABC. quinua.
Queda rústico y delicioso
Bibliografía:
* Esta receta está inspirada en la del "Pastel de quinua y manzana del libro de Peter j. D´ Adamo " Los grupos sanguíneos y la alimentación" que me pareció muy instructivo.
Le añado otros ingredientes secundarios y otros tiempos, pero conservando la misma filosofía.
 

jueves, 4 de febrero de 2016

Croquetas de espinacas

Una excelente manera de comer espinacas es en versión croqueta, así disfrutaremos de su sabor delicado y su corazón verde.
Si es de tu gusto le puedes añadir algo de queso rallado, yo no lo he hecho porque me gustan tal cual. Tiernas y suaves.
Ingredientes:
  • 300 g de espinacas (hojas)
  • 2 cucharadas soperas de aceite de oliva
  • 2 dientes de ajo
  • Sal
Bechamel:
  • 3 cucharadas soperas de cebolla picadita
  • 2 vasos de leche (o caldo de cocer las espinacas para intolerantes a la lactosa)
  • 3 cucharadas soperas colmadas de harina común (harina de arroz o copos de patata para celiacos)
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • Pizca de nuez moscada
1 . Cocemos las espinacas, escurrimos apretando con una cuchara y dejamos enfriar. Guardamos el caldo si optamos por no utilizar leche.
2 . Freímos ligeramente los 2 dientes de ajo con las 2 cucharadas de aceite y agregamos las espinacas. Dejamos en espera.

3 . Preparamos la bechamel:
En este caso le pongo cebolla (la bechamel con cebolla se llama subisse).
Para ello ponemos en una sartén la cucharada de aceite y pochamos la cebolla y a continuación agregamos la harina y la mantequilla.
Freímos un poco para que la harina no sepa a crudo y absorba toda la grasa. Si no absorbe toda la grasa, agrega mas harina hasta que quede seca la sartén
Echamos el caldo o la leche poco a poco y sin dejar de remover. Agregamos una pizca de nuez moscada.
Yo le puse un vaso de leche y otro de caldo, que es una opción muy buena. Los vasos no muy llenos.
Seguimos removiendo hasta que la masa se despegue de la sartén. Paciencia.
La bechamel es mejor que quede espesa y trabajarla un rato en la sartén para que se despegue y tome mas sabor.


Rectificamos de sal y seguimos espesando.
Volcamos en una bandeja y dejamos enfriar.
 Lo demás como todas las croquetas: rebozamos en harina huevo batido y pan rallado...por este orden. Freímos en abundante aceite a fuego medio.