jueves, 16 de junio de 2016

Sardinas al horno

¡Se acabó el olor a sardinas por toda la casa! Es posible disfrutar de este maravilloso pescado sin ponernos mascarilla y tener aroma de sardinas hasta el día del juicio final. El truco es infalible.
La pega es que estas sardinas hay que limpiarlas de escamas, pero tampoco es para tanto. El esfuerzo merece la pena. Hice medio kilo de sardinas para dos. La base de este plato es opcional, pero es un acompañamiento definitivo.

Ingredientes:
  • 1/2 k de sardinas frescas
  • 1/2 cebolla
  •  2 dientes de ajo
  • 1 tomate maduro
  • Sal y aceite de oliva
  • Rodajas de limón
  • Hojas de eucalipto o laurel
1 . Limpiamos las sardinas de escamas y quitamos la cabeza.
2 . Preparamos la base:
Freímos en un poco de aceite la cebolla y el ajo picados y a continuación el tomate a rodajas. Sal. Pochamos hasta reducir el jugo.
Ponemos la base preparada en una bandeja que vaya al horno, encima las sardinas con algo de sal y sobre ellas unas rodajas de limón y regamos las sardinas con un poco de aceite.
 Alrededor pondremos, ya definitivamente, unas hojas de eucalipto, si, si, eucalipto, o en su defecto laurel. Con ellas se neutraliza el olor respetando el sabor. Se hornean durante 20-25 minutos , calor arriba y abajo a 190 º horno precalentado. Hasta que estén a tu gusto de doradas evitando que se sequen.

Variantes a la receta:
*Hacerla sin base, las sardinas directamente.
*La base la podemos poner cruda pero suelta caldo, sin embargo rehogada queda perfecta para el pan ....o sin pan.
                                                                          ¡Listas!




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar.