sábado, 27 de agosto de 2016

Atún a la Charini

En Huelva las recetas de atún son tradición gastronómica, de hecho ocupan un lugar de privilegio en la cocina de nuestra tierra ( Ayamonte, Isla Cristina...). No solo por su abundancia, sino por su calidad y tradicional extracción, el atún de Almadraba ha supuesto para Huelva un recurso económico muy importante. El mercadeo del atún, en nuestras costas, se realiza desde tiempo inmemorial en base a las salazones de atunes y caballas y atunes frescos, refrigerados o congelados. Estas recetas se han ido enriqueciendo a lo largo del tiempo porque Huelva es crisol de distintas y diversas culturas.
La de hoy es de mi amiga Charo Limón Rite, que me la ha explicado con su gracia habitual y su espíritu práctico. Esta receta no tiene desperdicio y digo bien, porque el atún se mantiene en su aceite, cual conserva, para echarle mano cuando la ocasión lo requiera. El atún está siempre a punto, jugoso y rico. ¿ Qué mas se puede pedir si ademas es fácil?  





 

Ingredientes:
  • 1 k de atún en una pieza 
  • 1 vaso de aceite de Oliva Virgen Extra  (tamaño de los de agua)
  • Sal
  • Pimienta
  • 2-3 hojas de laurel
  • 2 clavos
  • 1 ramita de romero
  • 8-10 cebollitas moradas o blancas ( o de las dos)
  • 3-4 dientes de ajo enteros
1 . Salpimentamos el atún. Lo corté en dos para que cupiera en la olla.


2 . Introducimos en olla exprés junto con el aceite, que casi lo cubre, y el resto de  ingredientes.

Tapamos la olla y ponemos la válvula, temperatura media, unos 20 minutos. Yo le dí 18 porque utilicé solomillo que no es tan grueso como el lomo.
Charo dice-"La válvula no debe girar y contamos el tiempo desde el mismo momento que encendemos el fuego".
Si la válvula quiere bailar, debemos bajar la temperatura de inmediato.

3 . Destapamos, dejamos enfriar. 
Cortamos a rodajas y lo metemos en fiambrera con todo su aceite y las cebollitas, que dicho sea de paso, estás tiernas y muy ricas. El atún se corta mejor muy frío.
Al frigo para cuando lo necesitemos.


                                      
¡Listo!

                     ¡Gracias Charo por compartir tu receta, tu alegría y tu buen humor!




miércoles, 24 de agosto de 2016

Mejillones en escabeche casero

Un marisco excelente, un magnífico entrante para compartir, con una vistosidad que alegra la mesa y te hace guiños desde el primer vistazo. Tiene la ventaja de que aguanta en el escabeche como recién hecho y un sabor de auténtico lujo. ¡Siempre listos para comer!


Ingredientes:

  • 2 k de mejillones muy frescos
  • 6 dientes de ajo
  • 1 guindilla 
  • 1 cucharada de pimentón dulce de La Vera
  • 1 vaso escaso de Aceite de Oliva Virgen Extra (aproximadamente)
  • 3 cucharadas de vinagre de vino ( un chorrito)
  • 1 hoja de laurel (opcional)
1 . Limpiamos muy bien los mejillones bajo el grifo.
Cortamos las barbas con tijeras, porque si le das un tirón lo matas y los queremos cocer vivos.
Introducimos los mejillones en una olla (sin agua ni sal), tapamos y cocemos hasta que se abran. En un par de minutos están listos. No los dejes cocer innecesariamente porque merman.
Dejamos enfriar un poco y sacamos de sus conchas. 
Colamos el caldo y reservamos.

                                     


2 . Picamos los ajos y los freímos, a fuego lento, en una sartén con el aceite de oliva y la guindillita.


Añadimos la cucharada de pimentón, movemos la sartén e inmediatamente dos cacillos del caldo y un chorrito de vinagre. 
Cocemos ligeramente para evaporar un poco el vinagre.


Si los vamos a usar de inmediato, ponemos unos pocos en una bandeja y regamos los mejillones con unas cucharadas del preparado.
El resto lo guardamos, en un bote de cristal o fiambrera, cubiertos de escabeche y los metemos en el frigorífico.
Así  los tendremos siempre a punto y llenos de sabor.
El caldo que sobre lo podemos utilizar en otra comida.

¡Listo!




domingo, 21 de agosto de 2016

Solomillo ibérico de mi Lola

Esta receta está llena de ventajas, no solo por la materia prima, sino porque los solomillos se conservan durante mucho tiempo y siempre están listos para comer. La carne queda tierna y jugosa y, por si fuera poco, es rápida y fácil de hacer. 
Por algo obtuvo el primer  premio en el Primer Certamen Gastronómico de la Tapa Papera en Fuenteheridos  (Huelva).
La autora y ganadora del certamen es mi amiga Lola Zambrano, mi Lola, que ha querido compartir la receta en este blog. ¡Gracias Lola!.
He seguido los pasos tal como me lo explicó. Absolutamente rico.






















Ingredientes:

  • 2-3 solomillos ibéricos ( son pequeños)
  • 8-10 dientes de ajo
  • Tomillo
  • Pimienta negra
  • Pimienta blanca
  • Aceite de Oliva Virgen Extra
  • Sal
1 . Preparamos los solomillos poniéndoles sal al gusto, pimienta blanca y pimienta negra.


2 . Introducimos los solomillos en una cacerola que les venga justa de tamaño.
Ponemos el aceite generoso, que casi los cubra.
Añadimos los ajos cortados por la mitad a lo largo y dos cucharaditas colmadas de tomillo.



3 . Freímos a fuego medio entre 12-15 minutos. Les damos la vuelta a media cocción.
4 . Dejamos que se enfríen en la cacerola. Me comenta Lola que -" mejor de un día para otro, porque la carne reposa y gana en textura y jugosidad"- .
Cortamos en lonchas finas y servimos, sobre rebanaditas de pan, con sus ajitos en el centro y regados con su aceite. ¡Una delicia!

También lo podemos mantener "en conserva", dentro de su aceite en una fiambrera. ¡Quedan perfectos y listos para cuando lo necesitemos!

Lola es de Sevilla pero tiene hace años una casa en Fuenteheridos, a dónde se escapa en cuanto puede. ¡Lola con la sabiduría de la sencillez!