jueves, 14 de diciembre de 2017

Croquetas de berenjena (con base de queso de cabra y corona de albaricoques secos)

¡Vamos a liarla! La recompensa es que quien las pruebe diga "hummm" con estas croquetas vestidas de fiesta. Son suaves y con un gran sabor. Por encima, a modo de corona, lleva orejones muy picaditos (albaricoques secos)  que, sin llegar a dulce, las potencia.
Se pueden tomar frías y son un bocado perfecto para una mesa bien surtida ya que son suaves y fáciles de digerir. Las hago con caldo en vez de leche, como las hacía mi madre....pero claro eso es al gusto.
También he utilizado harina integral de espelta , pero se puede hacer con la normal de trigo ...


















Ingredientes:

  • 1 berenjena grande (pelada 350 g)
  • 2 cucharadas de Aceite de Oliva Virgen Extra.
  • 50-60 g de pollo cocido (opcional)
  • Sal
Para la masa:
  • 170 g de harina 
  • 80 g de mantequilla
  • 50 g de Aceite de Oliva Virgen extra
  • 1 cebolla (100 g)
  • 2 dientes de ajo
  • 3/4 litro de caldo aproximadamente (puede ser de pastilla)
  • Nuez moscada
  • Pimienta rosa (opcional)
Para rebozar:
  • Pan rallado 
  • 1-2 huevos
Para freír: 
Aceite de girasol que las cubra, en cazo pequeño, y quedan perfectas.

Presentación:
Un cuadrado de queso fresco de cabra como base, encima la croqueta y le ponemos un montoncito de orejones picados a modo de corona.

1 . Pelar y cortar a dados pequeños la berenjena, salar dejando actuar la sal un ratito, enjuagamos y escurrimos.
Poner 2 cucharadas de aceite en una sartén pequeña y pochar las berenjenas.
Reservar en la misma sartén.
2 . Preparar la masa:
Poner la mantequilla y el aceite en otra sartén mas grande.
Agregar la cebolla y el ajo muy picados y pochar hasta que estén blandos.
Incorporar la harina y freír 2-3 minutos.
Añadir el caldo poco a poco y remover. Poner nuez moscada y algo de pimienta.
Añadir ahora las berenjenas pochadas, que teníamos reservadas (con su jugo y aceite), y el pollo, si es de tu gusto. Probar de sal y rectificar.
Remover hasta que se despegue de la sartén. Yo le doy varias vueltas mas.
Dejar enfriar en la misma sartén. Luego si quieres a un plato.

3 . Formar las croquetas redondas y rebozar en huevo y pan rallado. En este momento se pueden congelar para cuando las necesitemos.
Freír a fuego medio en un cazo pequeño con aceite de girasol y dejar sobre papel absorbente.
Servir con un cuadrado de queso fresco en la base y coronadas por albaricoques secos (orejones) picados.
¡Listo!
*Si las congelamos, debemos descongelarla por completo antes de freírla. Mejor a temperatura ambiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar.