martes, 4 de octubre de 2016

Garbanzos con acelgas ( o espinacas)

De vez en cuando hay que comer garbanzos por gusto y por salud. Y es que un buen potaje hecho con mimo no tiene parangón. Los garbanzos aportan una buena dosis de fibra, vitaminas y minerales. Esta receta la aprendí de mi madre, con verdura y algunas especias. Contundente pero a la vez ligero. Sin carne.
Con el tiempo he aprendido ha utilizar otras especias que no conocía, como la cúrcuma, con ella le doy un toque de sabor, color y salud, que nos viene de maravilla por sus excelentes propiedades. Acompañé el plato con unos pimientos pequeños de Padrón fritos aparte.




Ingredientes:

  • 1 buen puñado de garbanzos por persona
  • 300-400 g de acelgas o espinacas ya limpias (compré un paquete)
  • 1 cebolla (mas media para cocer los garbanzos)
  • 2 dientes de ajo (mas otros  2 para cocer los garbanzos)
  • 1 tomate maduro
  • Aceite de Oliva Virgen Extra
  • 1 hoja de laurel
  • Un poco de cúrcuma (en bote de especiero)
  • Una pizca de comino
  • 1 cucharadita de pimentón
  • Pimienta
  • Sal
Los garbanzos también los podemos usar de bote, muy bien enjuagados para quitar el sabor de los conservantes y la gelatina que los cubre.


1 . Ponemos los garbanzos en remojo 8 horas mínimo.
Cocemos en olla exprés con un trozo de cebolla 2 dientes de ajo enteros, laurel y agua que los cubra. En 30-35 minutos están listos. Algo de sal.
2 . Enjuagamos las acelgas o espinacas y las escaldamos en agua hirviendo. Cuestión de 1 minuto, y las agregamos a los garbanzos.
Cocemos a fuego lento hasta que estén tiernas.

3 . Hacemos el refrito: Esto es lo que le va a dar el delicioso sabor al potaje.

Ponemos en una sartén un poco de aceite de oliva y echamos la cebolla y el ajo picados hasta que estén fritos pero sin que se doren.
Agregamos el tomate pelado y casi triturado hasta que esté frito.
Añadimos el pimentón  y el comino.

Este refrito lo echamos en la olla, una vez que las acelgas estén tiernas, y le ponemos un poco de cúrcuma, pimienta molida y sal. Mejor poca sal...o al gusto.
Dejamos hervir un poco para integrar los sabores y está terminado.
Dejar reposar antes de servir. Mejor de un día para otro. Con el caldo de los garbanzos y todo este aderezo resulta algo rico de verdad.
¡Listo!



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar.