viernes, 4 de noviembre de 2016

Poleá tradicional

La humilde poleá es un delicioso plato que no gusta de sofisticados procedimientos e ingredientes imposibles. Base de nuestros dulces deseos y con aromas tradicionales, así luce este plato atemporal que gusta a todo el que lo prueba. 
Yo las hago como las hacía mi madre que a su vez la aprendió de la suya.... a la manera tradicional y con poco.









Poleá es la vida misma, te puedes encontrar algunos tropezones, pero va en busca de la recompensa dulce y suave para disfrutar de ella.
Conclusión: hay que disfrutar hasta de los tropezones.

Ingredientes:
  • 1 vaso de leche (tamaño de los de agua)
  • 1 vaso de agua (tamaño de los de agua)
  • 3 cucharadas sopera de harina (para celiacos maizena)
  • 4 cucharadas de azúcar ( al gusto)
  • 1 palo de canela 
  • Cáscara de naranja y limón
  • Pizca de sal
  • 1 chorrito de anís dulce
  • 4-5 cucharadas soperas de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de matalahuva
  • 1 rebanada de pan cortada a cuadritos
Entre leche y agua tenemos 1/2 litro. Se puede hacer solo con agua, solo con leche o como en este caso mitad agua mitad leche.
Para mayores cantidades, pues ya sabes, doblamos los ingredientes.

1 . Calentamos el aceite con la matalahúva sin que esta se queme.
Colamos el aceite y freímos los cuadritos de pan. Reservamos el pan en un platito y dejamos el aceite en espera porque lo utilizaremos. Es poco pero importante.


2 . Separamos un poco de la mezcla de leche en un vaso para disolver la harina y el azúcar.
El resto lo ponemos a hervir con las cáscaras de limón y naranja, la canela y una pizca de sal.

Una vez aromatizada la leche, sacamos el palo de canela y las cáscaras, y añadimos la harina disuelta del vaso mas el aceite que teníamos reservado y el anís.
Removemos hasta que espese. 
Rectificamos de azúcar.

Servimos templada o fría, en cuencos o platitos, espolvoreada con canela molida y salpicada de tropezones de pan frito.


¡Listo!
Nota:
Si mientras la hervimos quedara muy densa, añadimos un poco mas de leche puesto que cuando se enfríe espesa aún más. 
Si,al contrario, la vieras poco densa añade una cucharadita de harina disuelta en un poquito de agua y sigue removiendo hasta que esté a tu gusto.Y es que todas las harinas no absorben igual.


2 comentarios:

Gracias por participar.