viernes, 12 de enero de 2018

Ensaladilla de pulpo

La ensaladilla de pulpo gusta a todos y además es fácil. Indagando sobre ella me encuentro que nos viene de la gastronomía gaditana: pulpo, patatas y mayonesa con toque de pimentón. La receta original está muy extendida y con varias versiones, como suele pasar.. La probé en Tarifa, hace mucho ya, y me encantó. Sabor de pulpo a la gallega en un plato mucho más untuoso con patata y mayonesa.


Hay cosas que son básicas si queremos una riquísima ensaladilla y no da tanto trabajo como creemos. Merece la pena.
Con pulpo fresco nos sale a cuenta porque da para mucho. El que no vayamos a usar se puede congelar con su caldo y listo para otra. Si utilizas pulpo ya cocido, pues también muy rica, pero las patatas no tendrán el mismo sabor, no es lo mismo cocerlas en agua que en el caldo del pulpo. 


















*Utilizo pulpo fresco porque cuezo las patatas enteras con el pulpo. Lo recomiendo porque el sabor de la patata es insuperable y la ensaladilla gana.
El pulpo en el mercado, de Juanlu. 

Ingredientes:
  • 1 kg de patatas (grandes)
  • 1 pulpo mediano ( utilizo 400-450 g, el resto para otra ocasión)
  • 1 bote de mayonesa de 400 g
  • 2 cucharaditas de pimentón dulce+1/2 de pimentón picante (mezclados)
  • 3 cucharadas de Aceite de Oliva Virgen Extra
  • Sal 
1 . Cocer el pulpo a la manera tradicional: olla con agua hirviendo sin sal, y meter y sacar el pulpo 3 veces en el agua hirviendo para romper los tejidos y que quede mas tierno. Infalible.
Esperar el hervor del agua entre chapuzón y chapuzón.
Añadir las patatas y dejar cocer todo junto a fuego suave unos 50 minutos. 
Pinchar con un palillo hasta que estén tiernos. 
Sacar de la olla y dejar enfriar un poco.
2 . Poner la mayonesa en un cuenco y añadir 1 cucharadita de la mezcla pimentón, revolver y ya la tenemos lista.
También, en otro cuenco pequeño, mezclar 2 cucharadas de aceite de oliva y media cucharadita de la mezcla de pimentón. Este aceite rojo es para rociar la ensaladilla al momento de servir.  Claro que tambien la puedes poner solo Aceite de Oliva.                       
3 . Cortar el pulpo a rodajitas finas.
Separar algunas para adornar la ensaladilla y al resto le ponemos sal con moderación, una cucharadita de la mezcla de pimentón y una cucharada sopera de aceite de oliva. ¡Como pulpo a la gallega!
Revolver para que se impregne de sabor. No te pierdas este paso.

Trocear las patatas que estarán algo calentitas, pero que no se hagan papilla, y poner algo de sal y dos o tres cucharadas de mayonesa. Revolver con cuidado. No poner toda la mayonesa.
Agregar el pulpo y poner algo mas de mayonesa. Sobrará, conviene no pasarse.
Mezclar delicadamente. Probar el punto de sal y mayonesa hasta que esté a nuestro gusto.
Introducir en un molde untado con aceite para desmoldar con facilidad y al frigorífico
Sacar un rato antes de servir para que pierda el frio. 
Adornar con las rodajitas de pulpo y espolvorear con algo de pimentón y el aceite rojo (o simplemente aceite de oliva).


¡Listo!



jueves, 21 de diciembre de 2017

Pavo relleno (jugoso y fácil)

Pura tradición y no puede ser mas agradecido. Suculento, rico y saludable. Un auténtico placer en la mesa....y muy jugoso por la forma de hacerlo. 
Se trata de medio pavo deshuesado, lo preparan facilmente en la carnicería, pero a mi no me importó hacerlo. Después de deshuesado se quedo en algo más de kilo y medio y una vez relleno estuvo en el horno por espacio de hora y media.
 ¿Qué porqué sale tan jugoso?
Porque estuvo  marinado toda una noche en zumo de naranja y algo de sal (o una pastilla de caldo). Así de fácil. No falla.

Ingredientes:
  • 1/2 pavo deshuesado
  • 1 vaso grande de zumo de naranja natural
  • 1 pastilla de caldo de pollo ( o media más)
  • 1 vasito de coñac (o en su defecto vino blanco)
  • 5 - 6 lonchas de jamón york
  • 5 - 6 lonchas de queso
  • 2 cucharadas soperas de pasas
  • Aceite de Oliva
  • Pimienta y sal
  • Manzanas como guarnición (o al gusto, patatitas...)
1 . Macerar la carne, con la piel hacia arriba, en el zumo de naranja y la pastilla de caldo disuelta en el zumo.
Cubrir con papel film y dejarlo una noche para que se vaya hidratando y absorbiendo el sabor cítrico y la sal de la pastilla.
Cuando se deshuese, la piel debe permanecer entera para que el relleno no se salga y queden los jugos dentro. Fácil porque la piel es durita.
2 . Formar los rollitos con una loncha de queso y otra de jamón.
Abrir y disponer los rollitos a lo largo, como en la foto.
Repartir las pasas  que hemos macerado en el vino mientras formábamos los rollitos.
Le podemos poner algo de sal a la pechuga si es demasiado gruesa y lo crees conveniente.

Cerrar y coser. Con una hebra larga es suficiente.
Introducir en una bandeja untada con un diente de ajo.
Regar la carne con un poco de aceite de oliva y cocer la primera media hora a 200ºC, calor arriba y abajo, altura inferior del horno.
Una vez dorado, abrimos el horno y le echamos el coñac, antes no y disponemos unas manzanas alrededor.
Bajar la temperatura del horno a 180º ,para que se cueza por dentro, y continuamos la cocción. Bañar de vez en cuando con su salsa. Precaución al abrir que sale vapor.
Si ves que tiene mucha salsa le das un poco más ...y listo. Pincha arriba con un palillo, si sale jugo, le das algo mas de tiempo. Queda muy tierno.

Dejar enfriar y reservar hasta que lo necesitemos. Se corta facilmente en lonchas y se riega con algo de salsa. 
Servir con manzanas alrededor.
¡Listo!

viernes, 15 de diciembre de 2017

Bacalao con espárragos y setas

Este plato a pesar de su bajo coste, no tiene precio. Se trata de bacalao en salazón pero de la parte de la ventresca ¡mejor que mejor! Suelen ser trozos grandes y planos por lo que necesita poco tiempo para desalar, en doce horas están listos. 
Con espárragos y setas resulta un plato de contrastes suaves, yo lo llamaría elegante, si es que a un sabor se le puede llamar elegante....Muy fácil.


Ingredientes:
  • 1 k de bacalao de la parte de la ventresca
  • 1 manojo de espárragos verdes frescos
  • 350 g de setas (portobello, champiñones....)
  • 4 dientes de ajo
  • Harina
  • Aceite de Oliva Virgen Extra
  • Sal y pimienta
1 . Enjuagar el bacalao para quitar la sal que lleva adherida. Poner en remojo unas 12 horas porque la ventresca es fina. Guardar el agua.
Si utilizas un bacalao mas grueso serían al menos 24 horas y si muy grueso 48, cambiando el agua cada 8 horas.

2 . Enharinar ligeramente y freír las tajadas de bacalao en aceite de oliva. En cazuela mejor.
Apartar en un plato.
En ese mismo aceite poner una cucharada de harina, pimienta y sal con moderación. remover y añadir un vaso de agua del remojo.                                  
Introducir el bacalao que teníamos en espera y mover la cazuela para que suelte su  gelatina. Cuestión de 5 minutos.
3 . Trocear los espárragos, solo la parte tierna y cocer 3 minutos en un poco de agua del remojo del bacalao.
Laminar las setas y saltear con 4 dientes de ajo picados.
Escurrir los espárragos y añadirlo a las setas. Sal con moderación.
Por último, volcar la sartén encima del bacalao y disponerlos convenientemente.
Hervir un poco para integrar los sabores y trabar la salsa .
Rectificar de sal y pimienta. 
¡Listo!

jueves, 14 de diciembre de 2017

Croquetas de berenjena (con base de queso de cabra y corona de albaricoques secos)

¡Vamos a liarla! La recompensa es que quien las pruebe diga "hummm" con estas croquetas vestidas de fiesta. Son suaves y con un gran sabor. Por encima, a modo de corona, lleva orejones muy picaditos (albaricoques secos)  que, sin llegar a dulce, las potencia.
Se pueden tomar frías y son un bocado perfecto para una mesa bien surtida ya que son suaves y fáciles de digerir. Las hago con caldo en vez de leche, como las hacía mi madre....pero claro eso es al gusto.
También he utilizado harina integral de espelta , pero se puede hacer con la normal de trigo ...


















Ingredientes:

  • 1 berenjena grande (pelada 350 g)
  • 2 cucharadas de Aceite de Oliva Virgen Extra.
  • 50-60 g de pollo cocido (opcional)
  • Sal
Para la masa:
  • 170 g de harina 
  • 80 g de mantequilla
  • 50 g de Aceite de Oliva Virgen extra
  • 1 cebolla (100 g)
  • 2 dientes de ajo
  • 3/4 litro de caldo aproximadamente (puede ser de pastilla)
  • Nuez moscada
  • Pimienta rosa (opcional)
Para rebozar:
  • Pan rallado 
  • 1-2 huevos
Para freír: 
Aceite de girasol que las cubra, en cazo pequeño, y quedan perfectas.

Presentación:
Un cuadrado de queso fresco de cabra como base, encima la croqueta y le ponemos un montoncito de orejones picados a modo de corona.

1 . Pelar y cortar a dados pequeños la berenjena, salar dejando actuar la sal un ratito, enjuagamos y escurrimos.
Poner 2 cucharadas de aceite en una sartén pequeña y pochar las berenjenas.
Reservar en la misma sartén.
2 . Preparar la masa:
Poner la mantequilla y el aceite en otra sartén mas grande.
Agregar la cebolla y el ajo muy picados y pochar hasta que estén blandos.
Incorporar la harina y freír 2-3 minutos.
Añadir el caldo poco a poco y remover. Poner nuez moscada y algo de pimienta.
Añadir ahora las berenjenas pochadas, que teníamos reservadas (con su jugo y aceite), y el pollo, si es de tu gusto. Probar de sal y rectificar.
Remover hasta que se despegue de la sartén. Yo le doy varias vueltas mas.
Dejar enfriar en la misma sartén. Luego si quieres a un plato.

3 . Formar las croquetas redondas y rebozar en huevo y pan rallado. En este momento se pueden congelar para cuando las necesitemos.
Freír a fuego medio en un cazo pequeño con aceite de girasol y dejar sobre papel absorbente.
Servir con un cuadrado de queso fresco en la base y coronadas por albaricoques secos (orejones) picados.
¡Listo!
*Si las congelamos, debemos descongelarla por completo antes de freírla. Mejor a temperatura ambiente.

martes, 5 de diciembre de 2017

Salmonetes a la plancha con salsa de lima

El salmonete es un sabrosísimo pescado azul que anima cualquier mesa, pero lo mas importante es el beneficio que nos presta cuidándonos por dentro. Es rico en yodo, calcio potasio y zinc, amén de vitaminas del grupo B, con lo cual regula nuestro metabolismo,  mantiene a raya el colesterol y mejora piel, uñas y cabello.
Confieso que de pequeña no me gustaba, pero se ha convertido en uno de mis preferidos ¡Un auténtico placer en la mesa! Le pongo lima porque el sabor que le aporta es suave y aromático suavizando el conjunto, pero se puede sustituir por naranja si es tu gusto. 
Solos, o sobre un lecho de calabacines y patatas al vapor y regados con su la salsa, resulta un plato exquisito y con un gran sabor. 
Riquísimo y saludable.




















Ingredientes:
  • 1 k de salmonetes medianos
  • 1 guindilla en rodajitas
  • 3 dientes de ajo
  • 2 limas (o una naranja mediana)
  • Aceite de Oliva Virgen Extra.
  • Sal
  • 2 calabacines
  • 2 patatas 
Los salmonetes van a la plancha en sartén pero en papel de horno y quedan perfectos. Este es un consejo del gran cocinero Arzac.

1 . Sacar los lomos de los salmonetes (en la pescadería lo hacen perfecto).
Freír las espinas y cabezas en sartén con aceite de oliva y colar.


2 . Poner los lomos en papel de horno, cortado a su medida, y regado con unas gotas de aceite. 
Colocar el papel en la sartén caliente (seca) a fuego medio y asar 2 minutos por un lado, dar la vuelta al papel, con ayuda de una espátula y asar 1 minuto por ese otro lado
La sal al apartarlos para que queden jugosos.
Los lomos ni se tocan  pues le damos la vuelta al papel.
Recoger el jugo que sueltan y proceder con los demás lomos de salmonetes.
Quedan perfectos.



 3 . Cortar a rodajas las patatas y los calabacines.
Cocer al vapor poniendo primero las patatas y a los 12 minutos los calabacines, hasta que estos estén tiernos pero enteros. Los pongo encima de las patatas. Sal a los dos.


4 . Mientras se hacen las hortalizas, preparar la salsa.
Cortar a rodajitas los ajos y la guindilla y freír, en el aceite reservado de las espinas, hasta que estén algo dorados. Se puede poner algo mas de aceite si resultara insuficiente.
Agregar el zumo de las limas y cocer un poco hasta integrar la salsa .
Añadir sal y el jugo de los salmonetes. Remover. Probar y rectificar.
La salsa adquiere su importancia en el conjunto.
Emplatar poniendo de base los calabacines y las patatas, encima los salmonetes y regar todo con la salsa y los ajitos por encima.  




¡Listo!

miércoles, 29 de noviembre de 2017

Nidos de alcachofa

 Ahora están llegando al mercado las primeras de la temporada. Las alcachofas, o  alcauciles, tienen un alto poder curativo y un excelente sabor.¿Qué más se puede pedir?...solo hay que disfrutar de sus variadas preparaciones. Estas de hoy están rellenas con jamón y huevos de codorniz, un plato muy completo con proteínas saludables, minerales y vitaminas.




Ingredientes:
  • 2 alcauciles por persona (según tamaño)
  • 300-400 g de guisantes de temporada desgranados
  • 1 huevo de codorniz para cada alcachofa (o al gusto)
Relleno:
  • 100 g de jamón serrano
  • 1/2 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 1 rebanadita de pan
  • Perejil
  • Sal y pimienta
Sofrito:
  • 1/2 cebolla 
  • 1 diente de ajo
  • 1 hoja de laurel
  • 1/2 pimiento rojo (opcional)
  • 1 vasito de vino blanco
  • Aceite de Oliva Virgen Extra
  • Cúrcuma o azafrán
  • Pimienta negra molida
  • Sal
1 . Hacer el sofrito rehogando la cebolla  y el ajo, muy picados, en aceite de oliva. El pimiento también muy picado, si es que lo quieres poner.
Agregar los guisantes y el vino. Sal. Hervir un poco.


2 . Cortar la punta y el tallo de los alcauciles y dejar algunas hojas duras para que soporten el relleno. Frotar con zumo de limón para que no se oscurezcan.
 Abrir las hojas dejando al descubierto el centro. Si tiene pelusa las quitamos con ayuda de una cuchara o vaciador.
Poner a cada una un poco de aceite y sal en el centro.

3 . Preparar el relleno picando el jamón, la miga de pan, la 1/2 cebolla, el diente de ajo y perejil. Remover para integrar todo.
Rellenar los alcauciles, procurando dejar un poco de espacio para el huevo de codorniz, y ponerlas en la cazuela con los guisantes. El huevo se pondrá cuando los alcauciles estén hechos.
Para rellenar huecos entre ellas le puse una patata cortada a la mitad y rellena de lo mismo, así no se mueven al hervir.
Agua al ras con algo de sal y cúrcuma (o azafrán) para dar color y aprovecharnos de sus excelentes cualidades. Espolvorear con pimienta negra molida.
Hervir tapadas hasta que estén tiernas y la salsa reducida.


4 . Por último hacer hueco, apretando un poco con una cuchara, en cada alcaucil, poner un poco de jamón picadito y un huevo de codorniz.
Cocer hasta que estos cuajen ligeramente y servir.
¡Listo!

miércoles, 22 de noviembre de 2017

Cazuela de merluza con gambones

La merluza tiene una carne blanca y sabor suave, nos aporta proteínas de alto valor biológico y gusta a todos.  Acompañada de los gambones se viste de color y se fusiona con el marisco dando cada uno lo mejor de si mismos en una rica salsa ¡Un plato para disfrutar! Y muy fácil de hacer.

La merluza fresca en el mercado tiene buen precio y garantía de calidad. En vez de gambones, podemos utilizar morunos o gambas. Las cantidades son orientativas.
Si utilizas gambones o morunos la salsa se volverá de color coral.

Ingredientes:
  • 4 rodajas de merluza (1 por persona)
  • 3 gambones por persona
  • 4 dientes de ajo laminados
  • Harina ( de trigo, garbanzo o arroz)
  • 1/2 guindilla
  • 1/2 vaso de caldo 
  • 1 copa de vino blanco
  • Aceite de Oliva Virgen Extra
  • Perejil
  • Sal y pimienta
1 . Pelar los gambones y hacer el caldo (fumé) con las cáscaras y un poco de sal.
Colar y reservar.

2 . Poner un poco de aceite en una sartén y freír los ajos laminados y la guindilla.
Retirar y reservar.

3 . Freír, en ese aceite la merluza con algo de sal, ligeramente enharinada y muy bien sacudida.
Reservar.



4 . Colar el aceite de la sartén y echarlo en la cazuela donde coceremos el plato.
Agregar una cucharada de harina y freírla un poco sin dorarla.
Añadir el vino y el caldo.
Remover y dejar hervir unos instantes para que se mezclen los sabores.
Incorporar la merluza reservada y los gambones crudos. Cocer 4 minutos o hasta que los gambones estén hechos y la salsa reducida. 
Poner encima los ajos laminados y espolvorear con perejil picado. Servir.


¡Listo!