miércoles, 18 de julio de 2018

Comiendo salud

COMIENDO SALUD
¿Eres de los que creen que la salud está en nuestras manos? Por lo menos sería conveniente poner nuestro granito de arena. 


¿Qué mejor forma de conservar la salud que comiendo?
Ya lo dijo Hipócrates  (460 a C-370 a C) “Que la medicina sea tu alimento y el alimento tu medicina”.
Por supuesto para nuestras dolencias debemos seguir los consejos del médico o farmacéutico, pero es fundamental “poner nuestro granito de arena” comiendo sano.
Y aunque el concepto de comida sana varía según quién lo aplique, para mí, una comida sana es la que mira por nuestra salud y nos aporta bienestar sin prescindir de sabores y aromas exquisitos. ¡La comida es para disfrutar!
Al contrario de lo que pueda parecer, comer sano no es limitante, sino que abre puertas a otras opciones y aunque pensemos de antemano que no nos van a gustar, seguro que tienen un resultado inesperado y gratificante. Una de las mejores opciones es reinventarse los platos tradicionales que tanto nos gustan y de los que ni, en sueños, queremos ni debemos prescindir.
Cocinar saludable implica no solo elegir cuidadosamente los ingredientes de un plato, sino la forma de elaborarlo, que a veces también es la más sencilla. Ya sé que hay mucha gente que le cuesta meterse en la cocina, pero no es para tanto y puede que hasta nos divierta cocinar, como es mi caso, y si es con amigos y un buen vino… ¡pues mejor que mejor!
Sucede que, en cuestiones culinarias, estamos anclados en unos parámetros de los que no nos atrevemos a salir por la dictadura implacable de la costumbre.
¿Porqué limitarnos? Yo os animo a que cocinéis, a que vayamos a los mercados y disfrutemos de lo que el mar y la tierra nos ofrecen con tanta generosidad. Y si comemos fuera, hagámoslo en sitios de nuestra confianza. ¡Aquí en Huelva vemos a muchos profesionales de la cocina en el mercado! Ellos nos dan un buen ejemplo de investigación en busca de sabores y texturas inimaginables o simplemente innovando la tradición.
Por supuesto, en el día a día, cocinar en casa nos permite saborear las verduras y hortalizas de temporada y no una triste de lata; controlar los niveles de sal y azúcar que se esconden en pastas, arroces o panes, esto se traduce en una dieta anticaries-quema grasas; elegir el aceite idóneo para cocinar, como el de Oliva Virgen Extra o Girasol; reducir el colesterol y grasas abdominales consumiendo pescado fresco (el azul regalando Omega 3 no tiene precio); activar nuestro metabolismo consumiendo a discreción cebollas, ajos, especias  o hierbas, por no hablar del jamón que nos proporciona proteínas de calidad o carnes ibéricas si no queremos prescindir de ellas….  todo al mejor precio y para eso tenemos un maravilloso mercado que contribuye a que gocemos de una dieta variada y muy saludable. Un placer en todos los sentidos.


jueves, 12 de julio de 2018

Espaguetis marineros

Acompañar  espaguetis o fideos con mejillones, choco y gambas, es un acierto porque gusta a todos y es muy saludable. Un plato sencillo y familiar.
Ni siquiera hace falta que utilices lo que propongo, sino lo que tengas a mano y sean de tu agrado ¡Seguro que sale un plato excelente!
He utilizado mejillones porque me gustan su color y sabor, con lo cual enriquece el plato en todos los sentidos y además a buen precio. 
Se trata de hacer una sabrosísima salsa para acompañar la pasta, que va cocida en el caldo de las gambas y no en agua ¡ No veas la alegría que le da al plato!

Ingredientes:

  • 1 k de mejillones
  • 200 g de choco
  • 300 g de gambas
  • 1 tomate
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cayena o guindilla
  • Perejil
  • Sal
  • Aceite de Oliva Virgen Extra
  • Espaguetis u otra pasta (siguiendo las indicaciones del paquete)
1 . Preparar los ingredientes:
Lavar los mejillones bajo el grifo. 
Cocer en una olla sin agua y tapar solo hasta que se abran, pues no deben cocer mas. Sacamos los mejillones mas grandes con la mitad de la valva, que le dará vistosidad al plato, y los pequeños los dejamos sueltos, sin "cáscara". Reservar el caldo que es el alma de la salsa.
Pelar las gambas y reservar. Cocer las cáscaras, colar el caldo y reservar porque en él vamos a cocer los espaguetis.
Limpiar y trocear el choco (aunque esto también lo hacen en la pescadería).

2 . Hacer la salsa:
Poner en una cazuela un poco de aceite y freímos los ajos picados y la guindilla o cayena.
Agregar el tomate pelado y picado y continuar friendo.
Añadir el choco troceado pequeño mas el caldo de los mejillones y dejar cocer a fuego lento tapado hasta que esté tierno (10-15 minutos). Probar de sal.
Por último incorporamos las gambas y los mejillones sueltos. Hervir el conjunto 5 minutos y rectificamos de sal. Queda una salsa muy sabrosa. 


Solo hay que cocer los espaguetis en el caldo de las gambas y montar el plato.

Servimos los espaguetis escurridos , por encima la salsa y adornamos con los mejillones reservados con cáscara y algo de perejil.
¡Listo!

jueves, 21 de junio de 2018

Calabacines rellenos de jamón (en acordeón)

Solo decir calabacín y jamón ya suena rico y, si además tiene una buena presentación, el éxito está asegurado. Por si fuera poco... es fácil de hacer.
En esta receta el calabacín está cortado en rodajas, sin llegar a la base, de manera que se queda "en acordeón". De esta manera se rellenan también berenjenas, coliflor o patatas (patatas hasselback, una receta sueca que popularizó este estilo de presentación).
Yo relleno los calabacines con jamón, algo de queso (opcional) y un buen majado de ajo y perejil con aceite de oliva, a la española...El remate final es que encima del queso gratinado le pongamos huevo batido como para tortilla y horneemos 2 minutos mas. ¡¡¡Así de rico!!!

Ingredientes:
  • 2 calabacines medianos
  • 3 lonchas de jamón por calabacín (o al gusto)
  • 1 paquete de queso en lonchas pequeño - queso para gratinar 
  • 3 dientes de ajo
  • Perejil
  • Pizca de sal y pimienta
  • 6 cucharadas de Aceite de Oliva Virgen Extra
Precalentar el horno a 180º.
1 . Hacer el majado (o trituramos con la batidora todo junto) de los ajos y el perejil con una pizca de sal y pimienta. Añadir el aceite y remover.
2 . Cortar a lonchas finas los calabacines sin llegar abajo del todo, para que se queden unidas por la base. 
Disponer los calabacines en una bandeja que pueda ir al horno.
Introducir entre las rodajas el majado anterior con ayuda de una brocha para que queden bien embadurnadas.
Rellenar con el jamón picado y trocitos de queso. Embadurnar con el resto del majado (si queda) o un poco de aceite.

Al horno 25 minutos a 180º, calor arriba y abajo, posición de la bandeja raíl bajo. 
Una vez horneado poner el queso para gratinar y cuando esté derretido, no dorado, solo queda batir el huevo y echarlo por encima de manera que empape las rodajas, 2 minutos mas al horno para que quede esponjoso y listo..


Aquí están horneados sin  huevo y la siguiente con el huevo batido por encima ¡Al gusto!

Nota:
También podemos hacerlo con pan como Este (pincha y saldrá la receta)


Bibliografía : Patatas Hasselback, Cocina Mediterránea, Saber cocinar......
                           

jueves, 7 de junio de 2018

Hortalizas rellenas

Mi madre las hacía riquísimas, con las hortalizas de temporada y rellenas de carne y una salsa contundente. Un plato muy completo.
Lo mismo da hacerlas en cazuela que al horno, yo he optado por este por pura comodidad, y en 40 minutos lo tenemos.
También se puede sustituir la carne por soja texturizada y el relleno sería así (pincha en así). Solo hay que mirar las albóndigas de soja. Ideal para vegetarianos.
Esta vez he utilizado carne picada mitad pavo y mitad lomo ibérico.

Ingredientes:

  • 600 g de carne picada (mitad pavo-mitad ibérica), o al gusto
  • 2 berenjenas
  • 2 calabacines
  • 2 pimientos rojos medianos y cortos
  • 1 tomate 
  • 1 patata
  • Para condimentar la carne: 2 dientes de ajo, 1/2 cebolla, 1 rebanada de pan mojada en un poco de vino blanco, un huevo crudo, perejil, sal y pimienta. 
  • En vez de pimienta utilicé "ras el hanout", una mezcla de especias que aporta mucho sabor. La encuentro en la tienda de especias del mercado.
Para la salsa:
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • Los trocitos de vaciar las hortalizas
  • Sal
  • Aceite de Oliva Virgen Extra
Si las vas a hacer al horno, precalentar a 200 º  y luego bajar la temperatura a 180º, calor arriba y abajo. La bandeja en el primer raíl. En 40 minutos están listas o hasta que estén algo doradas por arriba.

1 . Preparar la carne.
Poner  en un cuenco la carne y añadir el pan, previamente remojado en vino, los ajos y la cebolla muy picados, el huevo, perejil, sal y pimienta (o ras el hanout).
Mezclar los ingredientes y dejar en espera. Deber quedar blandito y no apelmazado.
2 . Enjuagar las hortalizas, cortar a tacos (según el recipiente que vayamos a usar) y vaciar con ayuda de una cuchara o utensilio adecuado. Guardar los trocitos de vaciarlas hortalizas para hacer la salsa.
3 . La salsa:
Freír, en una sartén con un poco aceite de oliva , la cebolla y el ajo muy picados.
Añadir los trocitos de las hortalizas y un poco de sal. Rehogar a fuego lento hasta que esté todo tierno.Si le pones tapadera se hace antes. Esta salsa se pone en el fondo de la bandeja que va al horno. Probar y rectificar.
Si no lo vas a hacer al horno, se hace la salsa en la misma cazuela que vas a utilizar y luego poner algo de agua o vino para cocer las hortalizas rellenas.

4 . Poner las hortalizas en una rustidera, o bandeja apta para hornos, en la que habremos puesto primero la salsa y encima las hortalizas. No le pongo agua porque las hortalizas se hacen con su jugo, pero si quieres también quedan muy bien con la salsa mas caldosa. ¡Al gusto!
Antes de rellenarlas es importante ponerles sal y unas gotas de aceite y espolvorear con tomillo.. A continuación el relleno de carne y un poco de pan rallado por encima.
El horno precalentado a 200º, introducir la bandeja y bajar la temperatura a 180º, 40 minutos aproximadamente.

Como no tenia bastante carne, uno de los pimientos lo rellene con parte de las verduras y un huevo ¡¡¡Como una tortilla¡¡¡ Vaya como está de rico!!!
¡Listas!
Como verás los pimientos rellenos de tortilla están excelentes, aquí te dejo la receta de "pimientos rellenos de tortilla de patata" Pincha AQUÍ . Ummmmm!
                              

      

miércoles, 30 de mayo de 2018

Sopa de tomate y albóndigas de soja

Esta es una sopa tradicional rica y suave que por lo general lleva pan, pero lo he sustituido por unas albóndigas de soja que, la verdad sea dicha, me impresionaron cuando las probé porque no me esperaba su excelente sabor. Y dicho y hecho, aquí están formando parte de la sopa y enriqueciendo el plato. 
 A mi me gusta la sopa tal cual, sin triturar, pero comprendo que sobre todo los niños la comen mejor "sin tropezones "y las ricas albóndigas encima. Al gusto de cada cual.
Utilicé soja texturizada, viene en paquetes de 250 g. Solo hay que hidratarla, con que esté 1 hora en remojo es mas que suficiente. Complicación cero.
I
Ingredientes para la sopa:
  • 1 k de tomates grandes y maduros
  • 2 dientes de ajo
  • 1 pimiento verde largo y delgado 
  • 1 cebolla
  • 4 - 5 cucharadas de Aceite de Oliva Virgen Extra
  • Hierbabuena
  • 1 litro de agua (o caldo si es tu preferencia)
  • Sal al gusto
Ingredientes para las albóndigas de soja:
  • 150 g de soja texturizada
  • 1/2 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 huevo crudo
  • 1 cucharada sopera colmada de harina
  • 30 g de miga de pan
  • Perejil
  • 1 cucharada sopera de salsa de soja (opcional)
  • Sal y pimienta
  • Unas gotas de aceite de oliva
Primero la sopa:
1 . Rehogar ligeramente ajos, pimientos y cebolla muy picados en una cazuela con aceite de oliva.
Pelar los tomates( yo los escaldo, es decir, le doy un hervor en agua caliente y la piel sale sola), picarlos finos y añadir a la cazuela.
Añadir la hierbabuena y sal. Tapar la cazuela con tapadera para que se deshaga el tomate. Todo esto a fuego lento hasta reducir el tomate.
Añadir el agua, cocer 10 minutos a fuego medio y rectificar de sal hasta ponerla a tu gusto. Apartar y dejar en espera.


Las Albóndigas:
1 . Poner en remojo la soja durante una hora aproximadamente. O mientras haces la sopa.
Triturarla ligeramente y añadir ajo, cebolla, miga de pan, harina, salsa de soja, el huevo crudo, sal y pimienta y unas gotas de aceite de oliva.

Remover para integrar los ingredientes, hacer bolas y freír en aceite de girasol.
Por último, Incorporar a la sopa y dar un hervor.
Servir calentita con unas hojitas de hierbabuena.
¡Lista!

miércoles, 16 de mayo de 2018

Alcauciles rellenas de chocos-Hamburguesas de choco (sepia)

Aprovecho las últimas alcauciles de la temporada para ponerles un relleno de categoría: chocos ....Con el delicado sabor del alcaucil parece que están hechos el uno para el otro en una salsa que respeta los sabores. Una auténtica delicia. Un plato sencillo y saludable.
Aprovecho también el relleno para hacer unas hamburguesas, como se hacen a la plancha, adquieren un sabor potente y aromático. Es suficiente acompañarlas con lechuga y una pizca de  mayonesa o mostaza. Quedan extraordinarias. 
El choco lo limpian y preparan en el mercado según el uso que le vayamos a dar. Para las hamburguesas lo trituran e incluso le ponen el ajo y el perejil ¡Mejor imposible!

Ingredientes:
  • 800 g de choco ya limpio y triturado
  • 2 dientes de ajo
  • Perejil
  • 100 g de cebolla
  • 40-50 g de pan duro triturado (para celiacos pan sin gluten)
  • 1 huevo crudo
  • Sal y pimienta
Sofrito para la salsa: 1 cebolla, 2 dientes de ajo, 1 vaso de vino, laurel, sal y pimienta.

1 . Hacer  primero el relleno que nos servirá también para las hamburguesas.
Mezclar en un cuenco los chocos triturados con ajo, perejil, cebolla, pan, huevo,sal y pimienta.
Dejar reposar para que el pan se empape y quede una masa espesa.
2 . Limpiar los alcauciles quitando las hojas duras y cortando el tallo. Frotar con limón para que no se ennegrezcan. Hacer un hueco en el centro y poner un poco de aceite y sal. ¡A los alcauciles les gusta el aceite!
Hacer bolas con el relleno e introducirlo en el hueco. Poner el suficiente como para que sobresalga y el alcaucil tenga "copete".
3 . En una cacerola hacer un refrito de cebolla y ajos, introducir los alcauciles rellenos y poner vino, laurel, sal y algo de pimienta. Añadir agua hasta que casi los cubra y hervir a fuego medio hasta que la salsa reduzca, así es suficiente para que estén tiernos. Si quieres le puedes añadir calditos de verdura.
Poner también los tallos pelados y cortados a tacos ¡Quedan riquísimos!
¡Listos!

                               Hamburguesas

Basta con hacer bolas del relleno y aplastarlas, enharinar ligeramente... y a la sartén para hacerlas a la plancha con unas gotas de aceite.
¡Listas!

viernes, 4 de mayo de 2018

Croquetas de chocos de Huelva (casera, sin leche)

Las croquetas de chocos no podían faltar y más aquí en Huelva, por algo nos llaman "choqueros" a los onubenses. Los chocos de nuestras costas son excelentes y Huelva tiene un amplio repertorio gastronómico con el choco como protagonista. 
Las croquetas ya sabemos que se hacen, generalmente, para aprovechar lo que nos ha sobrado que suelen ser pequeñas cantidades que no solucionan un menú, pero que haciendo croquetas cunden mucho y hacen las delicias de quien las prueba.
Sin embargo, como las hago a menudo compro un choco expresamente para hacerlas. Con uno de 1/2 kilo tengo suficiente y a veces le pongo algunas gambas o un poco de merluza si resultara insuficiente. Pero eso es al gusto.
Las de hoy solo choco, lo he troceado y cocido, reduce el volumen porque los chocos contienen  mucha agua y el caldo lo he utilizado para hacer la bechamel. El resultado es mas coherente con el sabor que pretendemos, muy sabroso y saludable.
Redondas o alargadas...lo importante es el sabor. Jugosas y crujientes por fuera.

Acompaño las croquetas con mostaza a la miel o mayonesa mezclada con mostaza.
En el mercado limpian y trocean los chocos de maravilla según los usos. 
Una vez cocido el choco se quedó en 250 gramos y salieron 34 croquetas de buen tamaño.

Ingredientes:

  • 250-300 g de choco ya cocido
  • 1/2 cebolla
  • 1 diente de ajo (o 2, según tamaño)
  • 120 g de harina
  • 120 g de mitad aceite de oliva, mitad mantequilla 
  • 3/4 l de caldo de cocer el choco
  • Pizca de pimienta negra y nuez moscada
  • Sal
Rebozado:
  • Harina
  • 2 huevos batidos
  • Pan rallado con ajo y perejil (o cilantro)
  • Freír en aceite de girasol
1 . Cocer el choco troceado en una olla con agua que lo cubra. Agregar sal y un poco de caldo de verduras si tienes o un poco de vino.
Apartar cuando el choco esté tierno.
Sacar el choco y triturar. Dejar el caldo en espera. Debe haber unos 3/4 de litro de caldo (750 ml) para la bechamel. Puedes añadir un poco mas si es tu gusto.

2 . Poner en una sartén el aceite+mantequilla, la cebolla muy picada y el ajo también muy picado. Pochar hasta que estén tiernos y añadir la harina.
Freír la harina durante 1 minuto sin parar de remover. Esto hará que tenga mejor sabor y no se hagan grumos.

Añadir el choco triturado y remover para integrarlo.
Agregar el caldo que estará templado (poco a poco y sin dejar de remover), pimienta y nuez moscada. Probar de sal y especias y rectificar al gusto.

Continuar removiendo hasta que se vaya despegando de la sartén y al pasar la espátula se separe la masa como en la foto.
Apartar y dejar enfriar. Yo dejo enfriar la masa en la misma sartén en un lugar fresco y luego la paso a una bandeja. 

3 . Solo queda el rebozado:
Hacer porciones de masa con una cuchara y dar forma alargada o redonda.
Pasar por harina, huevo batido y pan rallado, en este orden. En este momento las puedes congelar si no vas a usar toda la masa.
Freír en un cazo con aceite de girasol que las cubra y así no se abren nunca. El aceite a fuego medio. Pongo un cazo porque se necesita menos aceite que en una sartén.
Apartar en papel absorbente para que queden secas y crujientes. No resisto la tentación de probar una....riquísima!!!
Las acompaño con un poco de mostaza a la miel o una mezcla de mostaza y mayonesa.
¡Listas!